Desarrollo de aplicaciones – Fases del diseño y desarrollo de aplicaciones

El desarrollo de aplicaciones móviles ha sido uno de los principales motores del desarrollo tecnológico de las empresas, tanto en el sector B2B como el B2C. La acogida de la tecnología móvil es producto del reconocimiento de los beneficios que las aplicaciones móviles brindan a las empresas, que por cierto pueden ser aprovechados por empresas de cualquier tamaño. Es por ello que hay que tener en cuenta la importancia de las fases del desarrollo de aplicaciones para poder tener una aplicación exitosa.

Solo las mejores aplicaciones consiguen salir de ese limbo, al que llegan fundamentalmente por causa del usuario, que en un 75% de las ocasiones las rechaza después del primer uso. Por tanto, con vistas al negocio, no basta solo con ofrecer una aplicación,  sino en crear una que iguale o exceda en capacidades a las mejores del sector, y esto como se puede suponer, no es  tarea fácil.

Al comienzo de la etapa ‘smart’ y cuando aún eran los teléfonos los únicos aparatos de esta liga, las aplicaciones eran programas muy sencillos, para usos básicos, limitados por la capacidad de los teléfonos. Ahora no sólo hay juegos o calculadores, en la actualidad el desarrollo de aplicaciones  está dedicado para casi todas las funciones de la vida real, desde mensajerías instantáneas, hasta aplicaciones bancarias o de pago remoto. Y yendo un paso más allá cada vez más hay aplicaciones destinadas al trabajo o a los negocios de complejidad máxima.

Prepara tu organización y equipo para el desarrollo de aplicaciones

Antes de hacer el inventario de aplicaciones y comenzar el desarrollo de aplicaciones, la empresa debe preguntarse, ¿Cuál es mi estrategia para dispositivos móviles?, ¿Cuáles son los retos?, ¿Cuáles son los beneficios?, ¿Qué quiero lograr incursionando en el Desarrollo de Software para móviles?  Es conveniente plantearse y contestar estar preguntas para tener completamente claro nuestro planteamiento si queremos desarrollar una aplicación de éxito. Una vez definida la estrategia, debemos preparar un inventario de las aplicaciones web y nativas que queremos hacer, y establecer una hoja de ruta o lista de prioridades.

Además, debemos trabajar la idea inicial en papel. En esta fase llevaremos al terreno de lo concreto nuestras ideas. Esbozaremos un interfaz de aplicación en papel, concretando esas ideas que tenemos en mente. Estos mockups serán muy útiles a la hora de contactar con una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles que nos ayude a darle forma a nuestro proyecto. Todo el material que generemos en esta fase será muy útil en las sucesivas fases.

Investigación de la competencia.

Es más que probable que otras personas hayan pensado en desarrollar una aplicación de similares características a la tuya. Quizá no con el mismo planteamiento y enfoque. Probablemente no cumplan bien su objetivo, o quizá no se centren específicamente a tus usuarios objetivos. No obstante, son referencias de obligado estudio. Averigua cómo atacan los problemas que intenta cubrir tu aplicación, y estudia cuáles son sus modelos de monetización. Estudia sus diseños y de qué manera pueden ser mejorados en tu aplicación.

Sobre todo no te desanimes: es posible que existan varias aplicaciones con intención o filosofía similares a tu proyecto. Con millones de aplicaciones en los diferentes mercados digitales, es difícil imaginarse algo que no exista -o al menos de forma parcial.- Lo que sí es probable es que esa idea no esté todavía bien explotada. Céntrate en el potencial de tu idea, analiza a tus competidores y comienza a desarrollar una aplicación que cubra una necesidad y mejore todo lo existente hasta la fecha.

Creación de una secuencia de pantallas de la aplicación.

Esta fase viene acompañada de una toma de requisitos en detalle. Ya tenemos claro qué vamos a ofrecer, qué queremos conseguir y de qué forma lo haremos. Es en este momento cuando hay que crear un diagrama detallado de pantallas, prestando atención a los controles, UX y demás aspectos que conformarán tu aplicación.  Esta fase es crucial a la hora del desarrollo de aplicaciones en empresas, pues marcará las pautas que luego seguirán el equipo de diseño gráfico y de programación.

Elabora el diseño del software para móviles

En el diseño y desarrollo de aplicaciones para móviles, debemos tener especial cuidado en la amplia variedad de sistemas operativos, tamaños de dispositivos, capacidad de procesamiento, tamaño de pantalla y otras variables, que  obliga a definir muy bien el alcance (para cuales dispositivos vamos a desarrollar) y la forma de realizarlo.

Debemos tener en cuenta la metodología del desarrollo de aplicaciones a utilizar, si será una metodología predictiva (ej. Cascada), iterativas o metodología ágil. Asimismo, debemos tener en cuenta que si estamos desarrollando para dispositivos con sistemas operativos distintos, por ejemplo simultáneamente para Android y iPhone, cada una de estas implica un subproyecto de desarrollo que deben ser orquestados.

También debemos tomar en cuenta las tecnologías involucradas como HTML5 si son aplicaciones web, Java para Android y Objective-C para iPhone, así como demás tecnologías de interoperabilidad (ej. Llamadas a web servicios) y bases de datos.

Pruebas y calidad de desarrollo de software para móviles

Un factor clave en esta etapa es considerar pruebas de interfaz gráfica de usuario en todos los dispositivos contemplados, lo cual no es trivial y puede llevarse la mayor parte del esfuerzo de pruebas. Deben contemplarse pruebas tanto en emuladores como en dispositivos reales. Además, debemos contemplar situaciones específicas del mundo móvil, por ejemplo que sucede si se interrumpe la conectividad con la red (pruebas de interrupción), o que sucede si nos llega una llamada telefónica o un evento de otra aplicación.

Cuando llega la hora de implementar el desarrollo de aplicaciones para móviles en ambiente de producción, las acciones a tomar y el plan dependerán de si estamos desarrollando una aplicación Web en servidores o una aplicación nativa que los usuarios deben descargar e instalar en su dispositivo.

De ser lo segundo, se necesita hacer llegar la aplicación a los usuarios de forma controlada e inclusive incentivarlos para que la descarguen, de hecho, si estamos desarrollando una aplicación empresarial no es lo mismo que si desarrollamos una aplicación para la venta en el Marketplace de Android (Google Play) o en el de iPhone.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies