Desarrollo de aplicaciones – El desarrollo de aplicaciones web, tipos y beneficios

En internet es un amplio espacio en el cual se encuentran sitios de información, entretenimiento, herramientas, formación. El desarrollo de aplicaciones web  se ha convertido en el lugar por excelencia donde encontramos todo esto. Después del boom de principios del siglo XXI de las páginas web, ahora estamos en una fase de optimización de éstas. Actualmente, se busca no solo tener una web con información o entretenimiento, sino trabajar en el desarrollo de aplicaciones web que ayuden a generar más tráfico, a compartir los contenidos, a aumentar las ventas, a mejorar la relación del cliente con la marca, a mejorar la reputación, el SEO (Search Engine Optimization).

Qué son y cómo funcionan

El desarrollo de aplicaciones web esta destinados para ser ejecutados por medio de un navegador web en una red significa que los datos o los archivos en los que trabajas son procesados y almacenados dentro de la una red a través de un navegador. Por este motivo, este tipo de aplicaciones por lo general, no necesitan ser instaladas en el ordenador o el móvil.

Una página Web puede contener elementos que permiten una comunicación activa entre el usuario y la información, haciendo que éste acceda a los datos de forma interactiva, ya que el sitio web se encargará de responder a cada una de las acciones que éste ejecute (por ejemplo acceder a gestores de bases de datos de todo tipo, publicar e interactuar con los contenidos, rellenar y enviar formularios, participar en juegos, etc.

El desarrollo de aplicaciones web están íntimamente relacionadas con el almacenamiento de datos en la nube, ya que toda la información se guarda de forma permanente en servidores web, los cuales además de alojar dicha información, nos la envían a nuestros dispositivos móviles o equipos informáticos en cada momento que sea requerida, realizando copias temporales de estos envíos dentro de los equipos y dispositivos que utilicemos.

Las empresas que alquilan estos espacios en los servidores web son conocidas como empresas o servicios de Hosting. Si quieres saber más sobre los tipos de Hosting web y los servicios que prestan, quizás te interese este artículo.

Clasificación de aplicaciones web

Clasificaremos las aplicaciones en 6 tipos, de la mano de Yeeply, en función de cómo se muestra la web a los usuarios y cómo es la gestión de los contenidos de ésta.

  • Aplicación web estática. Es un tipo de aplicación que muestra muy poca información y está pensada para no generar e incluir nuevos contenidos. Suelen estar desarrolladas en HTML y CSS. No obstante, pueden incluir videos, banners y GIFS. Modificar el contenido de una web estática no es sencillo, ya que requiere que se descargue el código, modificarlo y volverlo a subir: no es práctico. El webmaster o encargado del desarrollo de aplicaciones tendrá que ser el que lleve cabo estos cambios. Este tipo de aplicación es práctico para proyectos que no requieran actualizar la información o que quieren dar un primer paso en el mundo de internet. Algunos ejemplos podrían ser portfolios de profesionales, un curriculum digital o una página de presentación de empresa.

  • Aplicación web dinámica. Son mucho más complejas a nivel técnico que las anteriores. Utilizan bases de datos para cargar la información y los contenidos se van actualizando cada vez que el usuario accede a la aplicación web. Suelen contar con un panel de administración (llamado CMS) desde el que se administra y se crean y publican los contenidos (noticias, posts, imágenes, banners, videos…) Existen muchos lenguajes de programación para aplicaciones web dinámicas como por ejemplo PHP y ASP, que son los más populares porque permiten una buena estructuración del contenido. Es muy sencillo actualizar los contenidos y se pueden añadir foros, o bases de datos. También el diseño de la web se puede cambiar y retocar.

  • E-commerce. Es el tipo de aplicación web pensado para tiendas online. El desarrollo es más complejo al tener que crearse unas pasarelas de pago para tarjetas de crédito, PayPal, etc. Además de sincronizarse con la gestión de stocks y logística. Habrá que crear un panel de gestión donde se subirán los productos y se irán actualizando o eliminándose, y donde se gestionaran los pedidos y pagos. Podemos encontrar miles de ejemplos, desde Amazon hasta El Corte Inglés.

  • Portal web app. Con el término portal, nos referimos a un tipo de aplicación en el que la página principal permite el acceso a diversos apartados, categorías o secciones. Puede haber de todo: foros, chats, correo electrónico, un buscador, zona de acceso con registro, contenido más reciente, etc.
  • Aplicación web animada. Son aplicaciones web creadas con la tecnología Flash. Esta tipología de programación permite crear y presentar contenidos con efectos animados. Es una tecnología muy atractiva para desarrolladores y diseñadores. El problema que tienen las webs animadas es que no son útiles para mejorar el posicionamiento ni para optimizar el SEO; los buscadores no pueden leer correctamente las informaciones.

  • Aplicación web con “Gestor de Contenidos”. Perfecta para proyectos que necesitan actualizar su contenido constantemente. Tienen un gestor de contenidos (CMS) a través del cual el administrador y los editores pueden ir añadiendo los contenidos, realizando los cambios y actualizaciones, etc. Muchas empresas han optado por este tipo de aplicaciones web, por la facilidad de publicar contenidos. Es muy popular su uso en diarios digitales, blogs (personales o corporativos), medios de comunicación y webs de Pymes. Dada su popularidad ponemos algunos ejemplos de CMS:
  • WordPress. El más extendido y popular. Es sencillo y gratuito y hay mucha información disponible para optimizar su uso.
  • Joomla. El segundo en el ranking de CMS. Tiene una comunidad fuerte de usuarios fieles.
  • Drupal. Es un CMS de software libre. Es muy personalizable, adaptable, y se recomienda para generar comunidades.

Tipos de aplicaciones en el desarrollo de aplicaciones web

Existen miles de páginas y aplicaciones web asociadas. A continuación te presentamos algunos ejemplos de aplicaciones web que se pueden llegar a desarrollar:

  • Web mail: Sistemas de acceso al correo electrónico que permiten acceder a tus correos mediante un navegador web, sin tener que descargar los propios correos en el ordenador. Para ello utilizan clientes del tipo Gmail, Outlook, etc
  • Wikis: Sitios y aplicaciones web cuyas páginas y contenidos pueden ser editados directamente desde el navegador, donde los usuarios crean, modifican o eliminan contenidos que, generalmente comparten.
  • Weblogs: Sitios y aplicaciones web cuyas páginas y contenidos son de fácil actualización, de tal que permite a sus autores publicar contenidos (textos, imágenes y otros archivos) con aparentar un solo botón, ya que suelen contar con un editor y herramientas para tal efecto en la propia web.
  • Tiendas Online: El desarrollo de aplicaciones en este caso es de tipos de comercio que usan como medio principal para realizar sus transacciones un sitio web y/o una aplicación conectada a internet desde la que los usuarios y clientes pueden realizar sus compras.

Ventajas de las aplicaciones web

Las ventajas más importantes que tiene el desarrollo aplicaciones web son las siguientes:

  • Ahorro de tiempo: El desarrollo de aplicaciones web son sencillas de gestionar, por lo que permiten realizar tareas de forma fácil sin necesidad de descargar ni instalar ningún programa o plugin adicional.
  • Completa compatibilidad: Son totalmente compatibles con navegadores para poder utilizarlas. Sólo se suele requerir que el navegador web esté debidamente actualizado para poder usar este tipo de aplicaciones.
  • Actualización continua e inmediata: Debido a que es el propio desarrollador App el que gestiona y controla el software, la versión que descarguen, instalen y utilicen los usuarios, siempre será la última que haya lanzado dicho equipo encargado del desarrollo de aplicaciones. Para ello es imprescindible estar al tanto de lo que ocurre con la aplicación.
  • Recuperación de datos: Una de las mayores ventajas de una aplicación web es que, en la mayoría de ocasiones el usuario puede recuperar su información desde cualquier dispositivo y lugar con su nombre de usuario y contraseña.
  • Ahorro de recursos en equipos y dispositivos: Las aplicaciones web, generalmente tiene un bajo consumo de recursos dado que toda (o gran parte) de la aplicación se encuentra en un servidor web y no en nuestro ordenador.
  • Gran parte de las tareas que realiza el software no consumen recursos propios de tu equipo o dispositivo, ya que se realizan desde el servidor o servidores que contratemos.

  • Compatibilidad con múltiples plataformas: se pueden usar desde cualquier dispositivo móvil u equipo informático, ya que son válidas para cualquier sistema operativo ya que sólo es necesario que cuente con un navegador web.

  • Portabilidad: como hemos indicado, el desarrollo de aplicaciones web es beneficioso porque son compatibles con todas las plataformas (independiente del ordenador, equipo informático o dispositivo móvil donde se utilice) ya que con tener acceso a internet se puede acceder a las mismas (como si de una página web se tratase).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies