Desarrollo de aplicaciones – Evolución de las aplicaciones móviles, de las características adicionales a las aplicaciones inteligentes

El desarrollo de aplicaciones móviles ha sido parte crucial del mercado de teléfonos móviles al conectar aún más las necesidades de las personas a tener un móvil. Estas aplicaciones han ido en constante evolución, permitiéndose ser más sencillas, fáciles de usar y adaptándose a las tendencias que salen cada día. Demos un breve repaso a lo que ha sido la evolución de las aplicaciones móviles.

Las primeras aplicaciones

Las primeras aplicaciones aparecieron al tiempo que los teléfonos celulares se volvieron más sofisticados e incluyeron funciones nuevas que iban más allá de simplemente enviar y recibir llamadas o mensajes de texto. Cuando se comenzaron a agregar alarmas, calendarios, listas de contactos y juegos sencillos a estos aparatos “primitivos”, se inauguró la era de las proto-apps móviles.

“Estos primeros programas eran considerados ‘características’ adicionales para los usuarios, y se encontraban pre-instalados en los celulares”, comenta Ricardo Arriaga, fundador de Ironbit. “No había forma de descargarlas o eliminarlas, ni de adquirir nuevas. Sus funciones eran sencillas y no muy elaboradas; y tendrían que pasar unos años antes que estos programas se convirtieran en los elementos que conocemos ahora”.

En su definición actual, en el desarrollo de aplicaciones, una app es un software que utiliza las habilidades del dispositivo para realizar una tarea específica. El GPS, la conexión, la cámara, la pantalla táctil, el micrófono y otros aditamentos de los celulares son explotados por estos programas para beneficiar al usuario. A pesar que estas funciones requieren un alto grado de refinación programática, no constituye la última etapa de la evolución de las aplicaciones.

La gran explosión que están sufriendo el desarrollo de aplicaciones móviles de un tiempo hasta ahora nos hace suponer que este gran crecimiento, si no va en coherencia con los usos que la gente puede realizar, acabará dando un resultado negativo de todo el trabajo realizado. Los Millenials – nacidos entre 1980 y principios del 2000 – y la Generación Z – nacidos después del 2000 – son los mayores consumidores de este tipo de tecnología por una razón tan simple como la que ya mencionamos anteriormente: la movilidad.

Mayor consumo de dispositivos móviles igual a mayor número de aplicaciones

 

La oferta en cuanto a desarrollo de aplicaciones móviles ha ido aumentando conforme los hábitos de consumo se han ido dirigiendo hacia el incremento de la utilización de dispositivos móviles. Y es que el estilo de vida que impera en estos momentos, definido por la movilidad y la falta de tiempo, hace que aparatos como tablets o móviles sean mucho más importantes al poderse llevar sin problemas de un lado a otro.

Esto hace que desde cualquier lugar podamos consultar información a través de internet. En el caso de las aplicaciones, se trata de un servicio que proporciona al usuario unos datos prácticos en un tema concreto. En muchos casos es una manera de estar en contacto más directo con la empresa con la que tienes algún tipo de vinculación (véase el caso de las que permiten consultar tus datos bancarios en el momento).

El ocio y la interacción con otros también son temas muy populares que han creado algunas de las app más famosas, tales como WhatsApp, Instagram, snapchat, y muchas otras más que han ido probando suerte.

Los smartphones cada vez tienen más capacidad, con lo que pueden incorporar mayor cantidad de aplicaciones. Una situación que cada vez más empresas están aprovechando para invertir en el desarrollo de aplicaciones, como método de llegar al consumidor de manera más directa e interactiva. El mercado actual de apps está en plena expansión puesto que es relativamente reciente el descubrimiento de los beneficios que puede tener en términos de ventas y fidelidad de clientes.

Evolución del mercado de aplicaciones

La evolución que está sufriendo el mercado del desarrollo de aplicaciones no sigue una línea continua, ya que el consumidor ha evolucionado de la misma manera que el mercado. Durante los años 2012 y 2013 el número de descargas de aplicaciones era desmedido. El consumidor quería conocer nuevas aplicaciones y usarlas.

Sin embargo, en este momento el público se muestra menos activo a la hora de realizar este tipo de descargas. El usuario se muestra más perezoso a la hora de interactuar con nuevas aplicaciones debido a razones como la propia mejora de las apps o el precio de algunas de ellas. También es cierto que en el año 2014 los Smartphone y el mercado de las apps aumentaron en el segmento de edad entre 40 y 65 años, un segmento que en su mayoría no es muy activo a la hora de descargar nuevas aplicaciones para su terminal.

En esta línea parece que tendría más sentido el desarrollo de aplicaciones móviles enfocadas de un modo todo lo particular que se pueda e intentando no moverse en la generalidad, ya que es más difícil mantener la fidelidad con el público y su uso de las apps. Todavía existen diferentes ámbitos de mercado por explorar en donde veremos cómo se desarrollan las futuras aplicaciones.

Existe un gran mercado en desarrollo de aplicaciones, casi se podría decir que hay un app para cada ámbito de nuestras vidas. Muchas marcas están aprovechando este nicho de mercado para crecer. Sin embargo, esta estrategia debe estar bien planteada, ya que el usuario de telefonía móvil es más consciente del poder que tiene en sus manos.

De esta manera, la evolución que se espera a partir de ahora en el desarrollo de aplicaciones es ir hacia una mayor personalización y aumentar el feedback. En la misma línea de las páginas web, el objetivo es promover una participación activa de los usuarios y adaptarse mejor a sus necesidades de manera más específica. Cada vez hay más herramientas de mercado que permiten a las empresas saber muchos más detalles personales (las redes sociales son una de las mayores fuentes) que hace una década.

En este sentido, un buen servicio hacia el usuario final es una atención fundamental, ya que de esa manera se va construyendo una nueva relación que permitirá a la marca y al cliente establecer un canal de comunicación en el que puedan expresar sus necesidades. Ese servicio que se busca dar es determinante a la hora de que un usuario continúe usando o no la aplicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies